:: HOME ::

 

:: Índice de Empresas ::

Maquinerías

Telas, Accesorios y más

Galerías y Paseos de Compras.

Tiendas.-

-Damas

-Caballeros

-Jóvenes

-Niños

-Bebés

Regalos

Varios

 

:: Oportunidades ::

 

:: Compare precios y compre ::

 

Accesorios textiles, Hilos,Telas, Botones, Software y mucho más.

 

Máquinas de coser,  bordar, tejer,  servicios y accesorios...

 

Indumentaria y accesorios...

 

-Moda Deportiva

-Moda femenina

-Moda masculina

-Niños y niñas

-Bebes

 

Remates a $1 !!!

Artículos más ofertados

Artículos más visitados

 
 

:: Contáctenos ::

 

..::Servicios::..

Avisos Clasificados.

Noticias de la Industria Textil.

Historia de la Industria Textil.

Industria Textil del vestido y el calzado.

Tratado de Libre Comercio.

Informe Página 12

Informe ANALDEX de Colombia

Tendencias de la Industria Textil en EE.UU.

Rechazo a la ley de talles. 05/10/05

Foros.

DolarPeso.com

Hit Counter

Industria textil, del vestido y del calzado


ANTECEDENTES

El sector de las industrias textil, del vestido y del calzado es uno de los que más se han mundializado. Como consecuencia de este fenómeno, cada vez más rápido desde hace unos años, la distribución mundial de la producción y del comercio ha cambiado radicalmente en los dos últimos decenios.

La redistribución mundial de la industria textil se inició a finales del decenio de 1960 con la expansión de nuevos centros de producción en Asia. En ciertos casos, especialmente en el Asia meridional, los países productores iniciaron sus actividades ensamblando telas importadas y, progresivamente, se organizó una industria textil nacional. Muchos países en desarrollo imitaron esta estrategia "ascendente" de industrialización y, desde hace veinte años, el volumen de la producción textil crece a un ritmo medio de aproximadamente 1,2% en el mundo, frente a un 2,7% en los países en desarrollo y hasta un 3,6% en los países asiáticos en desarrollo.

No obstante, los países desarrollados consiguieron mantener una industria textil viable, principalmente en la gama superior del mercado, mediante medidas de reestructuración y de modernización. Gracias a ello, seis países desarrollados siguen figurando entre los diez primeros exportadores de textil por el valor de su producción.

La industria del vestido, concentrada en un principio en los países industrializados, se extendió por "oleadas" graduales a los países en desarrollo. En los 20 últimos años, la mayor competencia de los países de salarios bajos hizo disminuir esta actividad en la mayoría de los países industrializados (por ejemplo, en la Comunidad Europea, el índice de producción del vestido -- base = 100 en 1973 -- bajó en 1992 a 79,8). Como la mayoría de los países productores del mundo en desarrollo son exportadores, desde 1970 casi han duplicado (hasta más del 60%) su cuota de mercado mundial del vestido. Los más eficaces son los países asiáticos. En Europa central y oriental, varias empresas extranjeras del ramo de la confección, atraídas por la proximidad del mercado europeo occidental, empezaron hace unos diez años a invertir y a concertar acuerdos de subcontratación, permitiendo a algunos de esos países, convertirse en importantes proveedores de vetido en esa región.

La industria del calzado presenta una estructura y unas características de producción análogas a las del vestido, y ha experimentado los mismos cambios en la distribución de la producción y del comercio internacional.


 

EMPLEO (ASPECTOS CUANTITATIVOS)


Desde el punto de vista cuantitativo, la distribución del empleo mundial se ha modificado considerablemente en el sector del vestido, y en menor medida en las industrias textil y el calzado, con el traslado de la producción de los países industrializados a los países en desarrollo, principalmente de Asia oriental y sudoriental. Por ejemplo, en 1980-1985, 1985-1990 y 1990-1992 el empleo total en el sector estructurado de las industrias textil, del vestido y el calzado del Grupo "G7" de países de la OCDE disminuyó en un 17, 7 y 7%, respectivamente. Esta tendencia persistió en 1993-1994. En cambio, también en el período 1980-1992, en una muestra representativa de seis países asiáticos (República de Corea, China, Filipinas, India, Indonesia y Malasia), el empleo total de las empresas de las industrias textil, del vestido y el calzado del sector estructurado aumentó en un 17, un 13 y un 2%, respectivamente, en 1980-1985, 1985-1990 y 1990-1992. Por otra parte, el empleo en el sector no estructurado creció más deprisa en los países en desarrollo que en los países industrializados, lo cual intensificó el trasvase de puestos de trabajo de los países de ingresos altos a los de ingresos bajos.

En los países industrializados, el principal problema cuantitativo en materia de empleo sigue siendo, pues, el de mantener actividades viables y competitivos en el sector, con objeto de estabilizar el empleo en un nivel "socialmente aceptable". En los países en desarrollo, en cambio, se busca la competitividad en el plano internacional para conservar el nivel de empleo generado por la mundialización.


 

EMPLEO (ASPECTOS CUALITATIVOS)


En los países industrializados, el traslado de actividades de gran densidad de mano de obra a países en desarrollo ha recortado considerablemente las oportunidades de empleo de los trabajadores no cualificados. Se han perdido puestos de trabajo no cualificados en regiones que dependían en gran medida de estas industrias, y ha resultado difícil aplicar una política de readaptación profesional y de redistribución de los trabajadores, porque su nivel de formación inicial era muy bajo. Las nuevas técnicas adoptadas para modernizar las industrias textil, del vestido y el calzado han creado nuevas categorías de puestos de trabajo y nuevas oportunidades de empleo que exigen un nivel de calificación más alto, pero solamente un número limitado de trabajadores no cualificados han podido aprovecharlas.

En los países en desarrollo, los requisitos de los puestos de trabajo y de la formación necesaria dependen directamente del desarrollo del sector de las industrias del textil, el vestido y el calzado. En una fase inicial de desarrollo, las necesidades de formación son modestas, porque las técnicas de producción son relativamente sencillas. Pero al crecer, las empresas tienen que mejorar su calidad y utilizar tecnologías más complejas. Ello eleva rápidamente el nivel de formación necesario y los medios de formación existentes resultan insuficientes para satisfacer esta demanda.

Otro grave problema que no se ha resuelto es el de la flexibilidad cada vez mayor que precisan las empresas de las industrias textil, del vestido y el calzado. Ante la presión generada por la competencia internacional, a las empresas les resulta difícil garantizar una estabilidad en el empleo duradera. En el sector estructurado, propenden a sustituir los contratos permanentes a tiempo completo por otros de duración determinada, a tiempo parcial o temporales. Se establecen asimismo acuerdos de subcontratación con empresas más pequeñas, en muchos casos del sector no estructurado. Por su parte, éstas recurren cada vez más a trabajadores a domicilio que ofrecen una flexibilidad óptima. Todos estos factores aumentan la precariedad del empleo, en particular en el caso de las trabajadoras, que constituyen la mayor parte de la mano de obra no cualificada del sector.


 

CONDICIONES DE TRABAJO


En los países desarrollados, los ingresos reales se han mantenido estables o han aumentado incluso ligeramente gracias a una redistribución de la mano de obra en puestos de trabajo que requieren mayores calificaciones. No obstante, algunos grupos vulnerables como los trabajadores no cualificados (principalmente mujeres) y los trabajadores a domicilio están más expuestos y, para conservar sus puestos de trabajo, aceptan con menor reticencia unas condiciones de trabajo más difíciles y salarios más bajos. Los hechos evidencian en los países de ingresos altos y medianos unas disparidades crecientes entre los salarios de los trabajadores de las industrias del textil, el vestido y el calzado que se deben en gran medida a la generalización de la subcontratación. Las peores condiciones de trabajo rigen en el sector no estructurado, que es el último eslabón de la subcontratación y el que más expuesto está cuando se reducen los costos. Las innovaciones técnicas y la utilización de maquinaria moderna han contribuido a mejorar la seguridad y a prevenir ciertas enfermedades profesionales. A pesar de la promulgación de leyes sobre el particular, la inspección del trabajo sigue siendo inadecuada en muchos países en desarrollo y casi inexistente en el sector no estructurado.

La mundialización de las industrias del textil, el vestido y el calzado ha fomentado el desarrollo de una "economía sumergida". En el sector del vestido, en particular, el trabajo clandestino prolifera tanto en los países en desarrollo como en los países desarrollados. Las prendas de vestir se confeccionan en talleres que explotan abusivamente a una mano de obra integrada a menudo por migrantes clandestinos. En las zonas francas de exportación se priva con frecuencia a los trabajadores de las industrias textil, del vestido y el calzado de sus derechos humanos fundamentales en materia de trabajo, en particular los de sindicación y de negociación colectiva.

El trabajo infantil sigue siendo en este sector una cruel realidad, y cabe incluso que haya aumentado en los últimos veinte años a causa del auge del sector no estructurado y del trabajo a domicilio, aunque esta tendencia empiece a invertirse con la presión creciente de diferentes organismos. Se adoptan cada vez más iniciativas para combatir el trabajo infantil y, de modo más general, para promover los derechos fundamentales de los trabajadores de las industrias textil, del vestido y el calzado. Un ejemplo notable de esta evolución son los "códigos de conducta" voluntarios que han elaborado las empresas multinacionales de las industrias del textil, el vestido y el calzado, tanto en el ámbito de la producción como de la venta al por menor.


 

ACTIVIDADES DE LA OIT


El Departamento de Actividades Sectoriales ha estudiado casi todos los temas sociales y laborales antes citados en sus reuniones sectoriales tripartitas sobre las industrias del textil, el vestido y el calzado. Estas reuniones de la OIT ofrecen a sus mandantes tripartitos la oportunidad de examinar asuntos sectoriales y de aprobar, habitualmente por unanimidad, conclusiones y resoluciones. Los documentos adoptados revisten la forma de directrices internacionalmente reconocidas para las organizaciones de empleadores y de trabajadores, los gobiernos y la OIT. La
Reunión tripartita sobre los efectos en el empleo y en las condiciones de trabajo de la mundialización de las industrias del calzado, los textiles y el vestido es la más reciente que se celebró en esta esfera (Ginebra, 28 de octubre - 1 de noviembre de 1996). En ella se adoptaron varias conclusiones y dos resoluciones: una sobre el trabajo infantil y la otra sobre la acción futura de la OIT en las industrias del calzado, los textiles y el vestido. Una actividad actual de la OIT que cobrará más importancia en lo futuro es el análisis de los "códigos de conducta" voluntarios adoptados por un número creciente de empresas de las industrias textil, del calzado y el vestido. Se prepararán repertorios de recomendaciones prácticas que las diferentes empresas podrán adoptar a su guisa, y se facilitarán servicios de asesoramiento para promover su adopción y aplicación. Se analizarán las "campañas de etiquetado" y otras iniciativas sociales análogas, con la finalidad general de comprender mejor cómo las empresas de las industrias textil, del calzado y el vestido responden a una concienciación cada vez mayor de su "responsabilidad social".

Textiles nuevo La
Reunión tripartita sobre las prácticas laborales de las industrias del calzado, el cuero, los textiles y el vestido se llevará a cabo en Ginebra del 16 al 20 de octubre de 2000.

La OIT también participa activamente en el esfuerzo internacional para combatir el trabajo infantil. El Programa InFocus sobre el Trabajo Infantil (IPEC) clama la eliminación progresiva del trabajo infantil forzando las capacidades nacionales para combatirlo. En varios países, especialmente en Asia del sur, específicamente se trabajó con las industrias TCF.

Con el fin de regular y proteger a los trabajadores del hogar la Conferencia Internacional de Trabajo adoptada en el Convenio sobre el trabajo a domicilio (N°. 177), de 1996 y acompañando la Recomendación sobre el trabajo a domicilio (N°184). La OIT ha recientemente reforzado sus actividades promocionales de Convenciones relacionadas a derechos laborales fundamentales , y una revisión de medios para fortificar la supervisión maquinaria para algunos esta en camino.


 

SELECCION DE PUBLICACIONES DE LA OIT


La OIT ha continuado sus actividades de seguimiento de los tres subsectores en reuniones tripartitas internacionales que ofrecen un foro para la discusión y la búsqueda de un consenso. Las conclusiones y las resoluciones que se adoptan en las mismas señalan orientaciones a la política que conviene llevar a cabo en dichos subsectores. Los informes más recientes relativos a esas reuniones son los siguientes:

Informe: Practicas laborales en las industrias del calzado, el cuero, los textiles y el vestidoPrácticas laborales en las industrias del calzado, el cuero, los textiles y el vestido, Informe para la Reunión Tripartita, Ginebra, 2000.

Barme, Catherine. Homeworkers: Towards improving their working conditions in the textile, clothing and footwear industries, Working Paper, WP.150 (disponible en inglés), Actividades Sectoriales, Ginebra, 2000.

La incidencia en el empleo y en las condiciones de trabajo de la mundialización de las industrias del calzado, los textiles y el vestido, y Nota sobre las labores, Informe para y de la Reunión Tripartita, Ginebra, 1996 (resumenes en inglés, documentos completos también disponibles en español).

Situación reciente en la industria del vestido, Consecuencias de la evolución tecnológica en la industria del vestido, y Nota sobre las labores, Informes para y de la Reunión Tripartita, Ginebra, 1995.

Situación reciente en la industria del cuero y del calzado, Empleo, las condiciones de trabajo y la competitividad en la industria del cuero y del calzado, y Nota sobre las labores, Informes para y de la Reunión Tripartita, Ginebra,1992.

Condiciones de trabajo en la industria textil a la luz de los cambios tecnológicos, Formación profesional y la readaptación de los trabajadores en la industria textil, y Nota sobre las labores , Informes para y de la Reunión Tripartita Ginebra, 1991.

 

PARA MAYOR INFORMACION, SIRVASE CONTACTAR A:

Sr. Jean-Paul Sajhau,
Departamento de Actividades Sectoriales,
Oficina Internacional del Trabajo,
4, route des Morillons,
CH-1211 GINEBRA 22 - Suiza
Tfno.: (41-22) 799-6467. Fax: (41-22) 799-7967,
Correo electrónico: sajhau@ilo.org o sector@ilo.org


 

 

HOME -  Índice de Empresas Contactos

Copyright ©2005, www.LaIndustriatextil.com.ar; Todos los Derechos Reservados.

Webmaster: New Design Argentina

* La responsabilidad de este portal sobre los anunciantes y los avisos clasificados, está limitada solamente a su difusión.